Ir al contenido principal

COLONIALIDAD DEL PODER

El GRUPO DE ESTUDIOS SOBRE LA COLONIALIDAD, indican que el concepto de COLONIALIDAD DEL PODER es una propuesta de Aníbal Quijano para denominar al padrón de dominación global que se constituye como el legado oculto de la modernidad, es la noción central que entreteje las operaciones epistémicas anteriores. Noción que permite denominar a la matriz de poder propia de la modernidad, que impregna desde su fundación cada una de las áreas de la existencia social humana. La colonialidad del poder se configura con la conquista de América, en el mismo proceso histórico en el cual se inicia la interconexión mundial (globalidad) y en que comienza a constituirse el modelo de producción capitalista. Estos movimientos centrales tienen como secuela principal el surgimiento de un inédito sistema de dominación y de explotación social, y con ellos, de un nuevo modelo de conflicto. En este escenario histórico general, la colonialidad del poder se configura a partir de la conjugación de dos ejes centrales. Por una parte, la organización de un profundo sistema de dominación cultural que controlará la producción y reproducción de subjetividades bajo la guía del eurocentrismo y de la racionalidad moderna, basado en la clasificación jerárquica de la población mundial. Por otra parte, la conformación de un sistema de explotación social global que articulará todas las formas conocidas y vigentes de control del trabajo bajo la exclusiva hegemonía del capital. En este sentido, la colonialidad del poder, tal y como ha sido conceptualizada por Aníbal Quijano, es la llave analítica que permite visualizar el espacio de confluencia entre modernidad y el capitalismo, y el caos formado por esta asociación estructural. Es precisamente, en ese campo de confluencia y conjunción donde se ven afectados, de modo heterogéneo pero continuo, todos los ámbitos de la existencia social tales como la sexualidad, la autoridad colectiva y la “naturaleza”, además por su puesto del trabajo y la subjetividad.

La estructura colonial de poder produjo las discriminaciones sociales que posteriormente fueron codificadas como “raciales”, étnicas, “antropológicas” o nacionales”, según los momentos, los agentes y las poblaciones implicadas. Esas construcciones intersubjetivas, producto de la dominación colonial por parte de los europeos, fueron inclusive asumidas como categorías (de pretensión “científica” y “objetiva”) de significación ahistórica, es decir como fenómenos naturales y no de la historia del poder. Dicha estructura de poder, fue y todavía es el marco dentro del cual operan las otras relaciones sociales, de tipo clasista o estamental. En efecto, si se observan las líneas principales de la explotación y de la dominación social a escala global, las líneas matrices del poder mundial, su distribución de recursos y de trabajo entre la población del mundo, es imposible no ver que la vasta mayoría de los explotados, de los dominados, de los discriminados, son exactamente los miembros de las “razas” de las “etnias”, o de las “naciones” en que fueron categorizadas las poblaciones colonizadas, en el proceso de formación de ese poder mundial, desde la conquista de América en adelante. (1)




[1] Grupo de estudios sobre colonialidad. (Abril de 2012). Estudios decoloniales: un panorama general. KULA. Antropólogos del Atlántico Sur(6), 8-21

Entradas más populares de este blog

FEMINISMO EMPIRISTA

FEMINISMO EMPIRISTA El empirismo feminista , es una de las distintas epistemologías feministas que se han desarrollado para cuestionar como se ha construido la ciencia y se sigue construyendo. Helen Longuino  Dentro de este movimiento epistemologico sobresalen Helen Longino y Lynn Nelson , quienes consideran que la ciencia es una práctica social donde las comunidades conformadas de forma diversa son espacios productores de conocimiento a través de los cuales se busca el consenso entre teorías. Presupone un conocimiento políticamente neutral, no situado y asume un concepto acrítico de la experiencia.  Lynn H. Nelson El empirismo feminista , defiende que la falta de objetividad y la presencia de prejuicios ocurren por fallas humanas. Y que estas han sido puestas de manifiesto gracias a una revisión crítica de las descripciones de la experiencia que se han realizado a la luz de las nuevas evidencias, teorías y reflexiones normativas elaboradas desde el feminismo. El femi

SISTEMA SEXO/GÉNERO

Sistema  sexo/género Autora: Sheila Fernández Míguez En el presente artículo propongo que nos acercamos al concepto de «sistema sexo-género» acuñado hace cuarenta y cinco años, por la antropóloga estadounidense Gayle Rubin. Antes de meternos en profundidad a analizar esta categoría, es interesante contextualizar quien es la autora y en que corriente de los feminismos podemos incluirla. Gayle Rubin Gayle Rubin nace en 1949 en Carolina del Sur y realiza sus estudios en la universidad de Michigan, donde se doctora en 1994 y actualmente es profesora. Gracias a su trabajo Rubin se ha convertido en una de las feministas y teóricas más influyentes en políticas del sexo y genero. Las primeras obras de Rubin son de los años setenta, especial mención merece su trabajo, El tráfico de mujeres: notas sobre la economía política del sexo —que luego abordaré con más profundidad—, publicado en 1975 en plena efervescencia del femi nismo de la segunda ola cuando emerge con fuerza el feminismo radical y

TESIS DE LA CABALLEROSIDAD

Tesis de la caballerosidad Analizamos la "tesis de la caballerosidad" de la mano del trabajo "La mujer ante el Derecho Penal", publicado en 1992 por la penalista de la Universidad de Barcelona Elena Larrauri en La Revista de Derecho Penal y Criminología. La tesis de la caballerosidad fue una teoría que gozó de bastante reconocimiento, bajo la cual se sostuvo que el menor índice de mujeres encarceladas no obedece a que éstas delincan menos, sino a un presunto trato benévolo por parte los jueces.  Elena Larrauri Esta teoría ha sido refutada desde  diferentes trabajos, para Elena Larrauri los principales argumentos son, siguiendo a Smaus (1990), que no es el “sexo” la variable fundamental del trato más benévolo que recibirán las mujeres si no el “sex appeal”, algo muy diferente. Y en segundo lugar, la mujer podría recibir un trato más benévolo cuando el delito o situación personal responda a las expectativas de comportamiento femenino. Sin embarg